domingo, 14 de junio de 2009

Ciencia y ficción


> Por Biciman
.
©

Ciencia tu cenicero,
que se aguanta veinte cigarrillos mal apagados,
nueve chicles mal masticados
y cuatro pilas rogando un basurero.
Ficción tu pasión,
excusa de tu salud,
océano que ahoga más de lo que inspira,
mar de sirenas muertas y aguas vivas,
purgatorio del corazón.
Ciencia tu impaciencia,
tu andar de moscardón entabacado,
tu hambre cual demonio de tazmania,
tu hormigueo de culo mal cagado.
Ficción tu razón,
tu fragancia de Carolina Intolerancia,
de milanesas de sarcasmo refritado,
de mentiras podridas y verdades rancias,
de férreos ideales de melón.


Ciencia tu inteligencia,
tus facultades de gorila bien educado,
de loro de debate que silba en inglés,
de papagayo que recita un Sábato drogado.
Ficción tu desamor,
porque nunca estuviste enamorada,
porque a pesar de tu pasión,
tu impaciencia y tu cenicero,
tu inteligencia y tu razón,
nunca jamás en esta puta vida,
salió de tu boca un sencillo "perdón".