viernes, 29 de mayo de 2009

Solitaria honestidad

> Por Biciman.©
Soy un hombre de palabra,
pero no me gusta hablar.

Prefiero escuchar a los demás,

pero soy medio sordo de un oído.

T
engo manos de manteca

y pies como empanadas.

Mis ojos son verdes cuando fumo,

grises
cuando me aburro,

rojos cuando tomo de más.
Y los tengo inflamados de no poder llorar.

No
tiene mi cara arrugas de sonrisas,

porque sólo (y solo) me río cuando llueve.

A
veces soy un ave que vuela en el agua,

o un pez que nada en el aire,

o una lombriz solitaria que todos quieren cagar.
Intenté enamorarme de mi soledad,
pero por suerte mi cupido es medio b!zco.
S
ería bueno que alguna vez se ponga unos anteojos,

encuentre una linda mujer,

y le ensarte un flechazo en el culo.



(Así matamos tr3s parásitos de un tiro:

el ave que nada,

el pescado que vuela,

y la puta lombriz de la soledad...).

1 comentarios:

Jeimen dijo...

Me gusto... quizas por sentirme identificado por lo que aqui se cuenta, y de la manera que se cuenta.
Gracias, un saludo.