jueves, 31 de diciembre de 2015

Todo pasa

> Por Biciman.©




La lentitud de las cosas buenas, su ahora no, su ninguneo, su desgracia. El feedback en off del deseo, la hipotensión del anhelo, el desvibramiento del ansia, el apagón de los chakras. La rebaja dominical del júbilo vital y móvil, el desplome de la ventura, el desbarajuste somático de la bonanza. El fervor en coma inducido por una desazón que no es mía, que no estaba acá, que alguien trajo y dejó, como se dejan las cosas que se niegan. Sólo curtiendo el talante se abreva la utopía, se destuerce la entereza, se dinamita el recelo, hasta quedar sólo tiempo, diezmado, imparcial, estéril y exculpado. Ya no más lento, porque ahora está cronometrado, y se termina dentro de tres ahora no, dos ninguneos, y ninguna desgracia.