lunes, 31 de diciembre de 2012

Amor

  > Por Biciman.©





Entra por donde tiene que entrar. Por los huecos de los ojos, por la boca viciosa, por oidos como esponjas, por la nariz animal. Por los poros, por los pelos, por los eros, por lo que parece ser, por lo que ojalá será. Entra, explora, juega, confía, se acomoda. Y se queda a engordar. Y a veces parece que explota. Y se distrae con rutinas y se inmola con mentiras y deja de respirar. Y apaga los ojos, calla los oidos, duerme los labios, resopla la nariz. Y termina en algún baño, saliendo en algún baño, y sale de a pedazos, por arriba por abajo, por donde tiene que salir.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me llegó tu esta versión de amor...

omar pereyra dijo...

es "construccion y destruccion/todo y nada"... me gusto tus palabras vieja...