viernes, 30 de septiembre de 2011

Oda al vino

> Por Pablo Neruda. [Extracto]


De pronto tu cadera
es la curva colmada de la copa
tu pecho es el racimo
la luz del alcohol tu cabellera
las uvas tus pezones
tu ombligo sello puro
estampado en tu vientre de vasija
y tu amor la cascada
de vino inextinguible
la claridad que cae en mis sentidos
el esplendor terrestre de la vida.