miércoles, 15 de julio de 2009

Sandía sin jamón

> Por Biciman.©
Quizás estés en el centro
del lunar izquierdo de mi hombro derecho,
o en la caries mal hablada de mi muela cariada,
o en la essseee del colectivero,
o en la errrrree de mi gato soñador.
O en el lomo de la oruga verde de mi planta naranja,
o en las naranjas del verdulero puteador.
Dónde estarás jamón de mi vida
que no te puedo buscar
sin encontrarte en cada saco cosa ocaso
o casa casi coso de mi corazón.
Pero casi no alcanza si no es casi todo,
y algo no es nada si es casi nada.
Dónde estará la bruja que tenga la brújula
para encontrar el hada que tenga la vara
para tocar el cielo y ese nubarrón
para que riegue la plantita de mi pecho
para que crezca fornido sano y florido
para polinizar a la ciudad entera
con las locas semillas de mi obsesión.

Y si tengo agua semillas y ganas
casi seguro que siembro un montón.
Aunque sé que casi a veces no es nada,
aunque a veces no todo es jamón.