sábado, 27 de diciembre de 2008

Sombra y amor parcial



> Por Biciman.
©

Quisiera tener la piel del gallo pa' cuidar más mi cresta
y llevarla como corona en una fiesta.
Porque mi canto es rutinario pero sincero.
Porque al sol con mi garganta de plata y mis ◙js en cerO
yo siempre espero.
Alguien dijo que aquel sauce se hizo llorón de tanto ver llorar a tus ojos.
Por cada una de tus lágrimas de él nació una hoja
que el viento como a tu infancia, sacudió y mató a su antojo.
Aflojáte el cuello y no le grités tanto al destino,
que lo bueno por venir ya vendrá,
y lo malo como Caín a Abel lo seguirá.
¿O acaso pensaste que todo lo malo ya vino?
Y vendrá alguien que de amor blanco y blando te hablará,
y tu alma se abrirá y tu piel se alisará y tu sufrimiento se aliviará.
Un cóndor sobre tu cabeza, un día cualquiera,
casi sin poder verlo, volará y te cantará:
"Pasará, pasará, pero tu corazón manoseado quedará".
Y entonces más que nunca tu alivio sufrirá.
Pocas puertas en este mundo se abren hacia ambos lados.
Pocas veces en esta vida lo que pediste te ha sido dado.

(Mireya Culebrón tenía una pérdida en el corazón.
Llamó al corazonero pa' que le arreglara el aujero.
Éste le dijo: "Que lo parió Mireya, estos corazones modernos,
si no lo aujerea la hija lo aujerea el yerno".
Pero he de aquí que este trabajador
le tapó a la Mireya tan bien el dolor,
que su corazón volvió a perder después de decirle adiós.
Mireya Culebrón tenía una pérdida en el corazón.
Llamó al corazonero pa' que le arreglara el aujero.
Éste dijo: "Qué puta es esta vida Mireya,
si yo me quedo no le puedo cobrar,
y si me voy usté con rencor me va a pagar".
Mireya Culebrón ya no tiene corazón.
De tanto aujerearlo ya más no puede emparcharlo.
Mireya Culebrón ya no tiene corazón.
Al mundo, a quien lo quisiera,
su órgano más amado ella Mireya,
dio en donación).

Vamos mi bien y mi piel, las cargas del día andá descargando,
que la siesta plebeya nos está llamando.
Hay que dormir, pa' recordar lo olvidado y olvidar las penas.
Vas a ver como en tus sueños los sonidos no suenan,
se paralizan las venas y tu infancia se hace eterna.
La longitud de tus palabras me llaman a silencio.
Quiera algún Dios algún día que tu amor ante tanto amor de comienzo.
Mi mano toma a mi mano cuando tu mano la arrulla,
mi frente se hace frente cuando está frente a la tuya.
Maldigo tu obsesión por mi amistad
y maldigo mi obsesión por tu bondad.
Por buscar tu amor en mi amor, aunque más no sea por piedad.
Sabiendo que tantos años te faltan [me faltan]
para encontrar el comienzo de tu libertad.
Adorado sea este sol que quita la sombra total.
Maldito sea este sol que me obliga a seguir tu sombra,
tu sombra y tu amor /parcial.